• Eliana González

Solo se procesarán delitos graves de drogas

Se está instruyendo a los fiscales federales para que procesen penalmente solo los delitos más graves de posesión de drogas y busquen alternativas fuera del sistema de justicia penal para el resto.



La directiva está contenida en una nueva directriz emitida por la directora de la fiscalía pública, Kathleen Roussel.


En todos los casos, la directriz dice que se deben considerar alternativas al enjuiciamiento si el delito de posesión involucra a una persona inscrita en un programa judicial de tratamiento de drogas o un programa de tratamiento de adicciones supervisado por un profesional de la salud.


Lo mismo se aplica en los casos que involucran una violación de las condiciones de la fianza y pueden ser tratados adecuadamente mediante una audiencia de remisión judicial, así como los casos en los que la conducta del delincuente puede ser tratada mediante una medida alternativa aprobada, incluida la “justicia restaurativa indígena y no indígena”.


La directriz dice que el enjuiciamiento penal por posesión de una sustancia controlada "generalmente debería reservarse para las manifestaciones más graves del delito". Dice que los casos se considerarían graves si una persona sorprendida en posesión de una droga ilegal estuviera involucrada en una conducta que pudiera poner en peligro la salud o la seguridad de los demás.


La guía especifica seis tipos de conducta que generalmente justificarían un enjuiciamiento penal:


- Conducta que representa un riesgo para la seguridad o el bienestar de los niños o jóvenes, como estar en posesión de una droga ilícita en las cercanías de lugares frecuentados por jóvenes o ser una persona en un puesto de confianza o autoridad legal con respecto a niños.

- Conducta que ponga en riesgo la salud o seguridad de otros, como conducir o prepararse para conducir en estado de ebriedad, supervisar a otra persona que conduce, operar maquinaria, poseer un arma o realizar una actividad que represente un riesgo para la salud o seguridad pública.

- Conducta que “representa un riesgo mayor” para los esfuerzos de una comunidad para combatir el uso de sustancias ilegales, un problema que a menudo surge en comunidades aisladas y remotas.

- Conducta en la que hay "una base fáctica para asociarla" con otro delito de drogas, incluido el cultivo, la producción, la recolección, el tráfico o la importación de una sustancia controlada.

- Conducta que infringe las reglas en “un entorno regulado” como la cárcel o prisión.

- Conducta cometida por un agente del orden público o un funcionario público que sea relevante para el desempeño de sus funciones.


El propósito de la guía es articular "un enfoque de litigio procesal basado en principios para las realidades bien documentadas sobre el impacto en la salud del uso de sustancias, al tiempo que se reconoce que el uso de ciertas drogas puede presentar preocupaciones particulares de seguridad pública".


Eso parece coherente con el enfoque del gobierno liberal federal sobre las drogas ilegales, considerándolo más un problema de salud pública que criminal.


En su primer mandato, los liberales legalizaron el uso recreativo del cannabis. Sin embargo, el primer ministro Justin Trudeau rechazó los llamamientos para despenalizar la posesión de otras drogas más duras, a pesar de una resolución aprobada en la última convención liberal que pedía tal enfoque.


En cambio, la plataforma liberal en las elecciones del otoño pasado prometió hacer de los tribunales de tratamiento de drogas la opción predeterminada para los infractores no violentos por primera vez acusados ​​exclusivamente de posesión simple. También prometió ayudar a los consumidores de drogas a acceder rápidamente al tratamiento.



MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889