google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Tormenta invernal tiñó las Cataratas Del Niagara



Los Grandes Lagos se agitaron con olas de hasta nueve metros de altura durante el fin de semana de Navidad, y las condiciones particularmente violentas en el lago Erie dieron lugar a un extraño espectáculo, convirtiendo la cascada de agua turquesa sobre las cataratas del Niágara en un turbio tono marrón.


El Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Ontario tuiteó en Nochebuena que "la tormenta en curso ha vuelto las aguas de las cataratas de color marrón chocolate", atribuyendo las agitadas aguas marrones a "los escombros arrastrados por el río Niágara".


La breve declaración va acompañada de una vista aérea captada desde la cámara web en directo situada en lo alto del hotel Sheraton Fallsview, que muestra un torrente de aguas marrones turbias precipitándose sobre las cataratas y hacia el río Bajo Niágara.


No fue un fenómeno de corta duración, ya que el agua marrón persistió durante días después de lo peor de la tormenta, atrayendo a curiosos confusos.



Incluso el 28 de diciembre, la cámara web del hotel Sheraton Fallsview muestra que el tono turquesa normal de las cataratas -su tonalidad azul intensificada producto de la harina de roca suspendida en el agua- aún no ha regresado.


Los turistas que visiten hoy la maravilla natural seguirán viendo una sombra turbia que se derrama sobre la escarpadura del Niágara, pero ese no es el único vestigio de la gran tormenta aún visible varios días después.


Una serie de fotos muestran de cerca los efectos de la tormenta en el lado americano de las cataratas, donde las infraestructuras, incluidos los miradores, han quedado cubiertas de hielo.



18 visualizaciones0 comentarios
bottom of page