• Eliana González

Trudeau viaja hoy para asistir a la cumbre de la G7 y luego a la de la OTAN

El primer ministro Justin Trudeau abandona Canadá hoy para asistir a una cumbre del G7 mientras el país se ve afectado por la tragedia y las demandas de justicia para los pueblos indígenas y los musulmanes.


El primer ministro Justin Trudeau abandona Canadá hoy para asistir a una cumbre del G7 mientras el país se ve afectado por la tragedia y las demandas de justicia para los pueblos indígenas y los musulmanes.  Trudeau llegará a Cornwall, Reino Unido, para una reunión de tres días con los líderes del G7 y luego viajará a Bruselas para una cumbre de la OTAN, seguida de una reunión entre Canadá y la Unión Europea.   Poner fin a la pandemia, recuperar la economía mundial, incluidos los viajes internacionales, y llevar las vacunas a los países menos ricos domina la agenda del G7.  Sin embargo, recientemente, las respuestas económicas y de salud de Canadá al COVID-19 se han visto eclipsadas por un torrente de dolor por el asesinato selectivo de una familia musulmana y el descubrimiento de una Primera Nación de lo que se cree que son los restos de 215 niños indígenas en una antigua residencia. colegio.  Trudeau habló en una vigilia hace dos días en Londres, Ontario, por la familia Afzal. Cuatro miembros de la familia murieron cuando un hombre los chocó con un camión mientras salían a caminar el domingo por la noche. Sobrevivió un niño de nueve años.   El primer ministro lo llamó un ataque terrorista.  Su gobierno liberal también se ha enfrentado a preguntas sobre su falta de progreso en la promesa de implementar los 94 llamados a la acción de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación en el antiguo sistema escolar residencial de Canadá.  Además, Trudeau ha estado instando al Papa Francisco a que se disculpe por el papel de la Iglesia Católica en la operación de estas instalaciones, donde generaciones de niños indígenas sufrieron abuso y aislamiento de sus familias y cultura.  Al dirigirse al G7, la oficina de Trudeau dice que además de la pandemia, se centrará en el cambio climático, un importante plan de política para su gobierno liberal, así como en el crecimiento económico y la coordinación de enfoques para promover la igualdad de género y los derechos humanos.  Canadá también se une a otros países cuyos ministros de finanzas firmaron una reforma tributaria que establecería un impuesto corporativo mínimo global de al menos el 15 por ciento, lo que ha generado críticas de los conservadores de la oposición que dicen que el país debería manejar la política tributaria por sí solo.   El viaje de Trudeau marca algunas primicias.  Es su primer viaje fuera de Canadá en más de un año debido a la pandemia de COVID-19, y la primera vez que todos los líderes del G7 estarán en la misma habitación desde 2019, y sin el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.  El actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, también hará su primer viaje al extranjero desde que fue elegido a la Casa Blanca el otoño pasado para asistir a la cumbre, lo que le brindará la primera oportunidad para que él y Trudeau hablen cara a cara  desde que asumió el cargo .  “Este es el club más exclusivo del mundo”, dijo John Kirton, director del Grupo de Investigación G7 de la Universidad de Toronto.  “A veces es lo que he llamado el club de corazones solitarios, o una sesión de terapia de grupo. Nadie más que los compañeros líderes de los países democráticos más poderosos del mundo que gobiernan las economías avanzadas pueden comprender lo difícil que es ese trabajo ".   Trudeau viaja después de haber recibido una de sus dos dosis de la inyección Oxford-AstraZeneca. Su oficina dijo que lo pondrá en cuarentena por hasta tres días en un hotel en Ottawa cuando regrese la próxima semana.  El G7 incluye Canadá, Estados Unidos y Reino Unido, Japón, Francia, Italia y Alemania, así como la Unión Europea.  Los observadores de la cumbre dicen que Trudeau ingresa como el líder que más tiempo ha servido, solo después de la canciller alemana, Angela Merkel.  El primer ministro británico, Boris Johnson, ha pedido a los países que asuman compromisos concretos sobre cómo poner fin a la pandemia para fines de 2022.  Los expertos dicen que Canadá tendrá que decidir cómo quiere contribuir a ese esfuerzo, por ejemplo, financiando o donando vacunas.   No ha anunciado ningún plan para compartir sus vacunas a pesar de tener garantizada la entrega de más de 100 millones de dosis al año cuando para dar a la población sus dos dosis se requieren 76 millones.
Trudeau viaja hoy para asistir a la cumbre de la G7 y luego a la de la OTAN.

Trudeau llegará a Cornwall, Reino Unido, para una reunión de tres días con los líderes del G7 y luego viajará a Bruselas para una cumbre de la OTAN, seguida de una reunión entre Canadá y la Unión Europea.


Poner fin a la pandemia, recuperar la economía mundial, incluidos los viajes internacionales, y llevar las vacunas a los países menos ricos son los temas que dominarán la agenda del G7.


Sin embargo, recientemente, las respuestas económicas y de salud de Canadá al COVID-19 se han visto eclipsadas por un torrente de dolor por el asesinato selectivo de una familia musulmana y el descubrimiento de lo que se cree que son los restos de 215 niños indígenas en una antigua escuela residencial.


Trudeau habló en una vigilia hace dos días en London, Ontario, por la familia Afzal. Cuatro miembros de la familia murieron cuando un hombre los chocó con un camión mientras salían a caminar el domingo por la noche, solo sobrevivió un niño de nueve años.


El primer ministro lo llamó un ataque terrorista.


Su gobierno liberal también se ha enfrentado a preguntas sobre su falta de progreso en la promesa de implementar los 94 llamados a la acción de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación en el antiguo sistema escolar residencial de Canadá.


Además, Trudeau ha estado instando al Papa Francisco a que se disculpe por el papel de la Iglesia Católica en la operación de estas instalaciones, donde generaciones de niños indígenas sufrieron abuso y aislamiento de sus familias y cultura.


Al dirigirse al G7, la oficina de Trudeau dijo que además de la pandemia, se centrará en el cambio climático, un importante plan de política para su gobierno liberal, así como en el crecimiento económico y la coordinación de enfoques para promover la igualdad de género y los derechos humanos.


Canadá también se une a otros países cuyos ministros de finanzas firmaron una reforma tributaria que establecería un impuesto corporativo mínimo global de al menos el 15 por ciento, lo que ha generado críticas de los conservadores de la oposición que dicen que el país debería manejar la política tributaria por sí solo.


El viaje de Trudeau también marca algunas primicias.


Es su primer viaje fuera de Canadá en más de un año debido a la pandemia de COVID-19 y la primera vez que todos los líderes del G7 estarán en la misma habitación desde 2019, y sin el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.


El actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, también hará su primer viaje al extranjero desde que fue elegido a la Casa Blanca el otoño pasado para asistir a la cumbre, lo que le brindará la primera oportunidad para que él y Trudeau hablen cara a cara desde que asumió el cargo.


“Este es el club más exclusivo del mundo”, dijo John Kirton, director del Grupo de Investigación G7 de la Universidad de Toronto. “A veces es lo que he llamado el club de corazones solitarios, o una sesión de terapia de grupo. Nadie más que los compañeros líderes de los países democráticos más poderosos del mundo, que gobiernan las economías avanzadas, pueden comprender lo difícil que es ese trabajo".

Trudeau viaja después de haber recibido una de sus dos dosis de la inyección Oxford-AstraZeneca. Su oficina dijo que lo pondrá en cuarentena por hasta tres días en un hotel en Ottawa cuando regrese la próxima semana.


El G7 incluye a Canadá, Estados Unidos, el Reino Unido, Japón, Francia, Italia y Alemania, así como la Unión Europea.


Los observadores de la cumbre dicen que Trudeau ingresa como el líder que más tiempo ha servido, solo después de la canciller alemana, Angela Merkel.


El primer ministro británico, Boris Johnson, ha pedido a los países que asuman compromisos concretos sobre cómo poner fin a la pandemia para fines de 2022.


Los expertos dicen que Canadá tendrá que decidir cómo quiere contribuir a ese esfuerzo, por ejemplo, financiando o donando vacunas.


Hasta el momento no ha anunciado ningún plan para compartir sus vacunas a pesar de tener garantizada la entrega de más de 100 millones de dosis al año, teniendo en cuenta que para dar a la población sus dos dosis se requieren 76 millones.



FOTOGRAFÍA VÍA REUTERS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE POLÍTICA

22 views0 comments