• Eliana González

Una "Navidad pandémica"

Los toques de queda, las cuarentenas e incluso el cierre de fronteras complicaron las celebraciones navideñas del viernes para innumerables personas en todo el mundo, pero el ingenio, la determinación y la imaginación ayudaron a que el día fuera especial para muchos.


Los cristianos, con máscaras faciales, asisten a una misa de Navidad en la iglesia de Nuestra Señora de Fátima en Islamabad, Pakistán, el 25 de diciembre de 2020.

En Beijing, las iglesias oficiales cancelaron abruptamente la misa el día de Navidad en una medida de último minuto, luego de que la capital de China fuera puesta en alerta máxima luego de la confirmación de dos casos confirmados de COVID-19 la semana pasada, y se reportaron dos nuevos casos asintomáticos el viernes. Uno de los varios avisos se colocó en la Iglesia de San José de Beijing, que fue construida originalmente por misioneros jesuitas en el siglo XVII.


Los cierres de cruces fronterizos impidieron que miles de migrantes de la devastada Venezuela económicamente que viven en Colombia regresaran a casa para la Navidad. El gobierno de Colombia cerró los cruces en un intento por frenar la propagación de las infecciones por COVID-19. Aquellos que intentaron regresar a casa para las vacaciones de este año tuvieron que recurrir a contrabandistas.


Otros cruzaron con éxito las fronteras en otros lugares solo para encontrarse en cuarentena.


En su primera Navidad desde que se casaron en marzo, Nattasuda Anusonadisai y Patrick Kaplin están encerrados en cuarentena en una habitación de hotel en Bangkok. No fue muy divertido, pero se aseguraron de conseguir un árbol de Navidad.


Las iglesias en Corea del Sur han encendido grupos de infecciones por coronavirus en Seúl densamente poblada, junto con hospitales, hogares de ancianos, restaurantes y prisiones. Los 1.241 nuevos casos diarios reportados por la Agencia de Prevención y Control de Enfermedades de Corea el viernes fueron un récord para el país.


"Es Navidad”, declaró el periódico Daily Nation en Kenia, donde un segundo aumento en los casos ha disminuido y una breve huelga de médicos terminó en Nochebuena. Las celebraciones se silenciaron en el centro comercial de África Oriental ya que las vigilias de la iglesia durante la noche no pudieron realizarse debido al toque de queda. Según los informes, menos personas también se dirigieron a sus hogares para ver a sus familias, lo que podría ayudar a limitar la propagación del virus a las comunidades rurales, que están incluso menos equipadas para manejar COVID-19 que las ciudades.


En París, miembros del coro de la catedral de Notre Dame, con cascos y trajes protectores, no contra COVID-19 sino para las condiciones de construcción en el monumento medieval devastado por el fuego en 2019, cantaron dentro de la iglesia por primera vez desde el incendio.


En un concierto especial de Nochebuena, acompañado por un violonchelista aclamado y un órgano alquilado, los cantantes socialmente distanciados actuaron bajo las vidrieras de la catedral en medio de la iglesia oscurecida, que está pasando de ser una operación de limpieza peligrosa a convertirse en una reconstrucción masiva sitio. No se permitió la entrada al público y no se espera que vea el interior de Notre Dame hasta al menos 2024.


En Roma, las medidas de cierre parcial impedían que los fieles se reunieran en la Plaza de San Pedro, donde en los últimos años decenas de miles recibirían una bendición papal y escucharían el mensaje tradicional del día de Navidad del Papa. Pero no habrían podido ver al Papa Francisco de todos modos este año. En respuesta al resurgimiento del virus en Italia, el pontífice no se presentó en el balcón central de la Basílica de San Pedro esta Navidad, pero optó por pronunciar su discurso anual sobre cuestiones mundiales desde el interior del Palacio Apostólico.


En otros lugares, la Navidad fue una época difícil. Miles de conductores quedaron varados en sus camiones en el puerto inglés de Dover, sin las pruebas de coronavirus que ahora exigía Francia. Los ancianos, mientras tanto, lucharon con las restricciones de viaje del virus que les impedían visitar a familiares o amigos durante las vacaciones.



ARTÍCULO POR: FRANCES D'EMILIO

FOTOGRAFÍA: ANJUM NAVEED EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889