google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Vacaciones de Trudeau no rompieron las reglas


El viaje del primer ministro Justin Trudeau junto a su familia a Jamaica no infringió las normas éticas que rigen los regalos y viajes porque la estancia, el alojamiento, fue un regalo de un viejo amigo de la familia, según declaró a los diputados el comisario interino de Ética, Konrad Von Finckenstein.


En declaraciones a los miembros de la Comisión de Ética de la Cámara de los Comunes, Von Finckenstein confirmó que la oficina de Trudeau consultó con la suya antes de viajar a Jamaica. Dijo que su oficina investigó la relación de Trudeau con el empresario Peter Green y concluyó que es un amigo de Trudeau que no tiene relaciones con el gobierno de Canadá.


Von Finckenstein dijo que las normas que rigen los regalos y viajes que los parlamentarios pueden aceptar hacen una excepción para los regalos o viajes ofrecidos por los padres o amigos.


La comparecencia de Von Finckenstein ante la comisión fue iniciada por los miembros conservadores de la oposición de la comisión que querían investigar las comunicaciones de Trudeau con la oficina del comisionado de ética sobre su viaje a Jamaica durante las vacaciones de Navidad.


Según la prensa, Trudeau se alojó en el lujoso complejo Prospect Estate de Green, en Jamaica. Las tarifas de mercado de ese complejo indican que la estancia podría ascender a 84.000 dólares.


Trudeau ha defendido su viaje a Jamaica, diciendo que -al igual que otras familias canadienses- su familia se tomó unas vacaciones durante las fiestas y se alojó con amigos, y que se siguieron todas las reglas.


1 visualización0 comentarios
bottom of page