• Eliana González

Variante del COVID-19 amenaza los planes de reapertura del Reino Unido

Los trabajadores de la salud británicos, con la ayuda del ejército, distribuyeron pruebas de coronavirus de puerta en puerta el sábado en dos ciudades del norte de Inglaterra, buscando contener una variante de rápida propagación que amenaza los planes de levantar todas las restricciones de cierre el próximo mes.


St Ives, Cornualles, cuando la mayor parte del Reino Unido estaba en el nivel 1 en cuanto a restricciones a raíz del COVID-19 (Septiembre de 2020).
St Ives, Cornualles, cuando la mayor parte del Reino Unido estaba en el nivel 1 en cuanto a restricciones a raíz del COVID-19 (Septiembre de 2020).

Los casos de una variante identificada por primera vez en India se han más que duplicado en una semana, desafiando una fuerte tendencia a la baja de las infecciones que se ha presentado por meses en todo el país, gracias a las restricciones y una rápida campaña de vacunación. Los asesores científicos del gobierno dicen que esta variante es probablemente más transmisible que incluso la cepa dominante del Reino Unido, aunque no está claro en qué medida.


"Si el virus es significativamente más transmisible, es probable que enfrentemos algunas decisiones difíciles", dijo el primer ministro Boris Johnson en una conferencia de prensa el viernes. "Tengo que decir que esto podría ser una interrupción grave de nuestro progreso".

Dijo que la próxima etapa de las medidas de alivio del encierro se llevaría a cabo según lo planeado el lunes; pero advirtió que la variante podría retrasar los planes para levantar todas las restricciones, incluido el distanciamiento social y el uso de las mascarillas obligatorias, el 21 de junio.


Johnson dijo que los soldados ayudarían a realizar "pruebas de aumento" en Bolton y Blackburn en el noroeste de Inglaterra, donde también se estaban estableciendo sitios de vacunación emergentes para acelerar la campaña de inoculación.


El comité asesor científico del gobierno dijo que hasta ahora no hay evidencia de que la variante cause una enfermedad más grave o que las vacunas existentes no funcionen contra ella. Más de dos tercios de los adultos británicos han recibido una primera dosis de una vacuna contra el coronavirus y el 37% ha recibido ambas dosis.


El gobierno está acortando la brecha entre las dosis para las personas mayores de 50 años de 12 a ocho semanas en un intento por brindarles más protección.


El Grupo Científico de Emergencias del gobierno dijo que la variante identificada por India, conocida formalmente como B.1.617.2, podría ser hasta un 50% más transmisible que una registrada por primera vez en el sureste de Inglaterra el año pasado, que ahora es la cepa dominante en el Reino Unido; pero dicen que hay un alto nivel de incertidumbre sobre la cifra exacta.


Mark Walport, miembro del grupo asesor, dijo que la nueva variante había "intensificado" la carrera entre el virus y las vacunas.


Gran Bretaña ha registrado casi 128.000 muertes por coronavirus, la cifra más alta registrada en Europa. Pero las nuevas infecciones se han desplomado a un promedio de alrededor de 2.000 por día, en comparación con casi 70.000 por día durante del pico de invierno, y las muertes se han reducido a una sola cifra por día.


Las restricciones que han frenado los viajes, el comercio y la vida diaria durante meses se están levantando gradualmente. A partir del lunes, los restaurantes y pubs en Inglaterra pueden abrir en interiores, los museos, teatros, cines y hoteles pueden retomar operaciones y la gente podrá volver a abrazar a amigos y familiares con los que no viven.


Escocia, Gales e Irlanda del Norte están siguiendo caminos similares pero ligeramente diferentes. El gobierno escocés mantiene la ciudad de Glasgow y el área norte de Moray bajo restricciones debido al creciente número de casos en esa zona.


Los críticos dijeron que el gobierno debería haber actuado antes para prohibir el ingreso de los viajeros de la India, que se ha visto afectada por un devastador brote de coronavirus.


La legisladora del Partido Laborista, Yvette Cooper, dijo que el gobierno no prohibió a los visitantes que llegaran de India sino hasta el 23 de abril, una decisión que permitió la entrada de "cientos de nuevos casos variantes COVID-19".


ARTÍCULO POR: JILL LAWLESS FOTOGRAFÍA: ANDY HOLMES

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL