google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Líderes occidentales alegan que Rusia envió tropas al este de Ucrania

Los líderes occidentales dijeron el martes que las tropas rusas se trasladaron a las áreas controladas por los rebeldes en el este de Ucrania después de que el presidente Vladimir Putin reconoció su independencia; pero algunos indicaron que aún no era la temida invasión en toda regla, ya que la confusión reinaba en la región.


El presidente de Rusia ha ordenado a sus tropas a dirigirse a las regiones separatistas de Ucrania para operaciones de "mantenimiento de la paz".
El presidente de Rusia ha ordenado a sus tropas a dirigirse a las regiones separatistas de Ucrania para operaciones de "mantenimiento de la paz".

Durante semanas, las potencias occidentales se han estado preparando para una invasión mientras Rusia concentraba aproximadamente 150.000 soldados en tres lados de la vecina Ucrania. Advirtieron que un ataque causaría víctimas masivas, escasez de energía en Europa y caos económico en todo el mundo, y prometieron sanciones rápidas y severas si se materializaba. También advirtieron que Moscú buscaría cobertura para invadir, y ese pretexto apareció el lunes, cuando Putin reconoció como independientes dos regiones separatistas en el este de Ucrania, donde las tropas gubernamentales han luchado durante mucho tiempo contra los rebeldes respaldados por Rusia. Luego, el Kremlin elevó aún más las apuestas el martes, al decir que el reconocimiento se extiende incluso a las partes en poder de las fuerzas ucranianas.


El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Rusia ha reconocido la independencia de las regiones rebeldes “en las fronteras que existían cuando proclamaron” su independencia en 2014, amplios territorios que se extienden mucho más allá de las áreas que ahora están bajo control rebelde y que incluyen el puerto principal del Mar Negro de Mariúpol.


Posteriormente, las fuerzas ucranianas recuperaron el control de gran parte de ambas regiones a principios del conflicto separatista de casi ocho años que ha causado la muerte de más de 14.000 personas.


El movimiento de reconocimiento abrió la puerta para que Putin formalizara su control sobre las regiones y enviara fuerzas, aunque Ucrania y sus aliados occidentales han denunciado durante mucho tiempo el que las tropas rusas hayan estado luchando allí durante años. Moscú ha negado esas acusaciones.


La condena de los movimientos de Rusia por parte de numerosos países fue rápida. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo que consideraría romper las relaciones diplomáticas con Rusia y Kyiv retiró a su embajador en Moscú.


Pero la confusión sobre lo que estaba sucediendo exactamente en la frontera amenazó con entorpecer una respuesta occidental.


“Las tropas rusas han entrado en Donbas”, el nombre del área donde se encuentran las dos regiones separatistas, dijo el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, en París el martes. “Consideramos a Donbas parte de Ucrania”.

Pero en una distinción que seguramente complicará una respuesta europea y occidental, agregó: “No diría que (es) una invasión en toda regla; pero las tropas rusas están en suelo ucraniano”.


Dijo que la Unión Europea tomaría una decisión sobre las sanciones el martes.


El Ministerio de Defensa de Polonia y el secretario de Salud británico, Sajid Javid, también dijeron que las fuerzas rusas habían ingresado al este de Ucrania. Javid fue más allá y le dijo a Sky News que “la invasión de Ucrania había comenzado”.


Añadió: “Estamos despertando en un día muy oscuro para Europa y está claro por lo que ya hemos visto y descubierto hoy que los rusos, el presidente Putin, han decidido atacar la soberanía de Ucrania y su integridad territorial”.

Los movimientos rusos ya provocaron una respuesta de Alemania, que tomó medidas para suspender el gasoducto Nord Stream 2 que traería gas natural de Rusia. Ese es un movimiento que Berlín ha pospuesto durante mucho tiempo. El oleoducto se construyó para ayudar a Alemania a satisfacer sus necesidades energéticas, especialmente cuando busca apagar sus últimas tres plantas de energía nuclear y eliminar gradualmente el uso del carbón.


Los funcionarios rusos aún no han reconocido ningún despliegue de tropas en el este rebelde, pero Vladislav Brig, miembro del consejo local separatista en Donetsk, dijo a los periodistas que las tropas rusas ya se habían mudado, tomando posiciones en el norte y el oeste de la región. El lunes por la noche, se vieron convoyes de vehículos blindados rodando por los territorios controlados por los separatistas. No quedó claro de inmediato si eran rusos.


Mientras los líderes europeos se apresuraban a decidir su respuesta, la legislación que probablemente sentará las bases para un movimiento más profundo en el territorio ucraniano pasó por el parlamento de Rusia. Los proyectos de ley, que pasaron rápidamente por el parlamento controlado por el Kremlin, prevén lazos militares entre Moscú y las regiones separatistas, incluido el posible despliegue de bases militares rusas en las regiones separatistas.


Incluso cuando la alarma se extendió por todo el mundo, Zelenskyy, el presidente ucraniano, trató de proyectar calma y le dijo al país en un discurso durante la noche: “No le tenemos miedo a nadie ni a nada. No le debemos nada a nadie. Y no le daremos nada a nadie”.

Su ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, estará en Washington el martes para reunirse con el secretario de Estado, Antony Blinken, dijo el Departamento de Estado.


“El Kremlin reconoció su propia agresión contra Ucrania”, dijo el ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, en Twitter, describiendo la medida de Moscú como un “Nuevo Muro de Berlín” e instando a Occidente a contraatacar rápidamente a Rusia con sanciones.


La Casa Blanca ya respondió, emitiendo una orden ejecutiva para prohibir la inversión y el comercio de EE. UU. en las regiones separatistas, y el martes se anunciarán medidas adicionales, probablemente sanciones. Esas sanciones son independientes de lo que Washington ha preparado en caso de una invasión rusa, según un alto funcionario de la administración que informó a los periodistas bajo condición de anonimato.


Otros aliados occidentales también dijeron que planeaban anunciar sanciones, incluida la UE.


El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que el Reino Unido introducirá sanciones económicas "inmediatas" contra Rusia y advirtió que Putin está empeñado en "una invasión a gran escala de Ucrania... que sería absolutamente catastrófica".


Johnson dijo que Putin había “destruido por completo el derecho internacional” y que las sanciones británicas apuntarían no solo a las regiones de Donetsk y Luhansk, sino también a “los intereses económicos rusos tan estrictamente como podamos”.


Más tarde dijo en un tuit que Rusia envió tropas a Ucrania.


El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo el martes que China “continuará comprometida con todas las partes”, sin comprometerse a respaldar a Rusia a pesar de los estrechos vínculos entre Moscú y Beijing.


Rusia ha negado durante mucho tiempo que tenga planes de invadir Ucrania y en cambio culpó a Estados Unidos y sus aliados por la crisis actual y describió el intento de Ucrania de unirse a la OTAN como un desafío existencial para Rusia. Putin reiteró esas acusaciones en un discurso televisado de una hora el lunes, cuando anunció que Rusia reconocería a los rebeldes.


“La membresía de Ucrania en la OTAN representa una amenaza directa para la seguridad de Rusia”, dijo.

Rusia dijo que quiere garantías occidentales de que la OTAN no permitirá que Ucrania y otros países exsoviéticos se unan como miembros. Moscú también exigió que la alianza detuviera los despliegues de armas en Ucrania y retirara sus fuerzas de Europa del Este, demandas que Occidente rechazó rotundamente.


Putin advirtió el lunes que el rechazo occidental a las demandas de Moscú le da a Rusia el derecho de tomar otras medidas para proteger su seguridad.

Recorriendo más de un siglo de historia, Putin pintó la Ucrania de hoy como una construcción moderna utilizada por Occidente para contener a Rusia a pesar de los vínculos inextricables de los vecinos.


En una dura advertencia a Ucrania, el líder ruso acusó a Ucrania de haber heredado injustamente la tierra histórica de Rusia que le otorgaron los gobernantes comunistas de la Unión Soviética y se burló de su esfuerzo por deshacerse del pasado comunista en la llamada campaña de "descomunización".


“Estamos listos para mostrarles lo que significaría la verdadera descomunización para Ucrania”, agregó Putin siniestramente en una aparente señal de su disposición a presentar nuevos reclamos de tierras.

En medio de las crecientes tensiones, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y Putin acordaron tentativamente una reunión en un último esfuerzo por evitar la guerra; pero EE. UU. dijo previamente que si Rusia entraba a territorio ucraniano, la reunión se cancelaría.



ARTÍCULO POR: VLADIMIR ISACHENKOV Y YURAS KARMANAU

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


22 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page