google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La vacuna de Pfizer proporciona un escudo parcial contra Ómicron según un estudio inicial

La vacuna de Pfizer Inc. proporciona menos inmunidad ante la variante Ómicron que frente a otras versiones importantes del Covid-19, según experimentos de laboratorio que indicaron que, aún así, una tercera dosis podría ayudar a detener la cepa altamente mutada.


La vacuna de Pfizer proporciona un escudo parcial contra Ómicron según un estudio inicial.
La vacuna de Pfizer proporciona un escudo parcial contra Ómicron según un estudio inicial.

Investigadores del Instituto de Investigación de Salud de África en Durban, Sudáfrica, encontraron que Ómicron resultó en una reducción de aproximadamente 40 veces en los niveles de anticuerpos neutralizantes producidos por personas que habían recibido dos dosis de la inyección Pfizer - BioNTech SE, en comparación con la cepa detectada en China hace casi dos años.


La pérdida de protección inmunológica es "sólida, pero no completa", dijo Alex Sigal, jefe de investigación del laboratorio, en una presentación en línea de los primeros experimentos reportados que miden la efectividad de la vacuna contra la nueva variante.


"Habrá más avances" de la inmunidad inducida por vacunas, dijo Sigal. “Un buen refuerzo probablemente reduciría la posibilidad de infección, especialmente una infección grave que conduce a una enfermedad más compleja. Las personas que no han recibido una dosis de refuerzo deben recibir una y las personas que ya han sido infectadas deben vacunarse".

El estudio puede contribuir al debate sobre si pronto se necesitarán vacunas modificadas con el objetivo de combatir la variante Ómicron y para continuar luchando eficazmente contra la pandemia.


El presidente de Moderna Inc. , Stephen Hoge, ha dicho que existe el riesgo de que las vacunas existentes sean menos efectivas contra la cepa, aunque el asesor médico estadounidense Anthony Fauci dijo que la gravedad de la enfermedad causada por la variante puede ser limitada.


La rápida propagación de Ómicron en Sudáfrica ha generado preocupación de que la protección inmunológica de la vacunación o un episodio anterior del COVID-19 pueda ser insuficiente para detener las reinfecciones o detener una nueva ola de casos y hospitalizaciones. La Organización Mundial de la Salud advirtió que Ómicron podría provocar aumentos repentinos de "graves consecuencias" en medio de ciertas señales de que esta nueva cepa hace que el coronavirus sea más transmisible.


Cauto optimismo:


Aún así, el aumento en los casos en Sudáfrica después de la aparición de Ómicron no ha abrumado a los hospitales hasta ahora, lo que ha provocado cierto optimismo cauteloso de que la nueva cepa puede causar una enfermedad mayoritariamente leve.


Desde que Sudáfrica anunció el descubrimiento de Ómicron el 25 de noviembre, alrededor de 450 investigadores en todo el mundo han estado trabajando para aislar la variante de muestras de pacientes, cultivarla en laboratorios, verificar su secuencia genómica y establecer métodos para probarla en muestras de plasma sanguíneo, según la OMS.


El trabajo en el laboratorio de Sigal implicó analizar 14 muestras de plasma sanguíneo recolectadas de una docena de personas que habían recibido una segunda inyección de Pfizer-BioNTech aproximadamente un mes antes para medir la concentración de anticuerpos necesarios para neutralizar o bloquear el virus. Los niveles de anticuerpos neutralizantes contra Ómicron fueron notablemente más altos en un subconjunto de participantes que contrajeron COVID-19 aproximadamente un año antes, dijo Sigal.


Eso es "prometedor", dijo John Wherry, director del instituto de inmunología de la Facultad de medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania. Probablemente signifique que una dosis adicional de las vacunas disponibles actualmente aumentaría los niveles de anticuerpos neutralizantes contra Ómicron, aunque se necesitan más datos para confirmarlo, dijo.


Los resultados son preliminares y los niveles exactos de escape inmunológico pueden cambiar, dijo Sigal. Los resultados, junto con los de otros laboratorios que estudian la cepa, ayudarán a determinar si las vacunas Covid-19 existentes deben modificarse para brindar protección contra Ómicron.


El laboratorio de Sigal fue el primero en aislar la variante Beta, una cepa del coronavirus que se identificó en Sudáfrica a fines de 2020. Señaló que Ómicron escapa a la neutralización de anticuerpos con más facilidad que Beta, que había sido considerada la más inmuno evasiva de las variantes de preocupación detectadas previamente.



ARTÍCULO POR: ANTONY SGUAZZIN Y JASON GALE

FOTOGRAFÍA: JEFF PACHOUD

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Comentários


bottom of page