google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Las mutaciones hacen que el comportamiento del COVID-19 sea impredecible

Poner fin a la pandemia de COVID-19 significará preparar el sistema inmunológico de todos en la Tierra; pero el virus se está propagando rápidamente y puede tardar años en "asentarse", según un especialista en enfermedades infecciosas.


Tubos de muestra de ensayo etiquetados con variantes de COVID-19.
Tubos de muestra de ensayo etiquetados con variantes de COVID-19.

Justo cuando algunos científicos comenzaron a expresar la idea de que COVID-19 podría haber alcanzado la cima de su evolución con Delta y la gente comenzó a tomar medidas para aprender a vivir con el virus, apareció una nueva variante. Ómicron se ha identificado en varias partes del mundo.


El Dr. Isaac Bogoch, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Toronto, dijo que si bien las vacunas son extremadamente importantes, un liderazgo político y una política sólida es lo que ayudará a controlar el COVID-19, una estrategia reforzada por la aparición de la variante Ómicron.


"Solo estoy adivinando aquí, pero lo que probablemente sucederá es que este virus no desaparecerá por mucho, mucho, mucho tiempo", dijo en una entrevista.

El profesor Mark Brockman, virólogo de la Universidad Simon Fraser, dijo que COVID-19 se hace cargo de las células humanas y les indica que produzcan más virus. A veces se producen errores tipográficos en el proceso de duplicación, lo que produce nuevas variantes.


“Ha habido tantas personas en todo el mundo que se han infectado con el virus, que le hemos dado muchas oportunidades para producir mutaciones, e incluso mutaciones muy, muy raras”, dijo.

Los coronavirus no mutan tan rápido como otros, dijo Brockman, y señaló que la hepatitis C y el VIH cambian mucho más fácilmente. Pero esa tasa de evolución más lenta se compensa con las infecciones mundiales, lo que le da al virus millones de oportunidades de volverse más transmisible, anotó.


“Ha sido un poco sorprendente a nivel de población que las variantes hayan surgido y se hayan propagado tan, tan fácilmente o tan rápidamente”, dijo Brockman. "No habíamos anticipado que el virus se hubiera propagado tan rápido y tan ampliamente a tanta gente".

Si bien es "importante que la gente sepa que no tendremos que vivir con varias restricciones de salud pública para siempre", Bogoch dijo que es difícil predecir algo más allá de unos dos meses en el futuro.


Los científicos e investigadores están analizando otras pandemias virales respiratorias para obtener una estimación de cuánto tiempo podría durar el COVID-19.


“Supongo que la pandemia durará un total de dos a cuatro años y luego empezaremos a ver que las cosas se calmarán, dependiendo del país en el que se viva; pero esto no es influenza”, dijo Bogoch. "Entonces, quiero decir que hay algunas lecciones que creo que podemos aprender de otras pandemias, pero también debemos reconocer que esto no es una gripe común y podría comportarse de manera un poco diferente".

Un comunicado de la Organización Mundial de la Salud dijo que la oportunidad de erradicar el virus ha desaparecido en gran medida.


“Estamos avanzando hacia que el virus se vuelva endémico, lo que significa que permanecerá con nosotros”, dijo. "No existe una definición formal o un punto de corte en el que un brote se considere una pandemia o deje de serlo, por lo que esta no es una pregunta sencilla de responder".

Una pandemia se define como una propagación global de una enfermedad que es nueva o que está ocurriendo muy por encima de los niveles normales, dijo.


“En este momento, la OMS considera que el COVID-19 sigue siendo una pandemia. Si somos capaces de reducir y mantener baja la propagación de la enfermedad y evitar la gran cantidad de muertes que estamos presenciando actualmente, podemos ir más allá de la etapa de pandemia".

Christopher Rutty, profesor de historia médica en la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto, dijo que la viruela provocó debates sobre la vacunación, mientras que la polio, como el COVID-19, demostró la importancia del liderazgo político.


La gripe española “casi se desvaneció”, se convirtió en cepas menos severas y se volvió más estacional, agregó.


“Pero el COVID-19 es algo nuevo. Este es un territorio inexplorado ”, dijo Rutty. “Puedes mirar hacia atrás en diferentes enfermedades, pero hay muchas diferencias en la economía y la política de diferentes épocas y en cómo se desplazaba la gente. Si algunas personas no están completamente vacunadas, entonces todavía el virus continúa circulando y la gente sigue viajando y eso es lo que hace que sea difícil ver el final".


La profesora Sarah Otto, bióloga evolutiva de la Universidad de British Columbia, dijo que el virus podría evolucionar en combinaciones de mutaciones que "le dan una ventaja de aptitud", ayudándolo a transmitir más rápido o hacerlo más peligroso, que es lo que parece ser el caso de Ómicron.


Lo inusual de este virus es que es un "generalista", lo que le permite moverse fácilmente entre especies, dijo Otto.


El virus ahora se ha podido propagar a varios animales, incluidos los animales domésticos, el hipopótamo, los grandes felinos, los primates y los visones. El gobierno canadiense anunció que el virus COVID-19 se encontró en ciervos de cola blanca en Quebec a principios de diciembre.


“Los reservorios de animales significan que no podremos erradicar el SARS-CoV-2 porque ahora está en suficientes animales que circulará allí y luego regresará a nosotros”, dijo.

Hay una serie de incógnitas con tales infecciones, incluidos los animales que presentan el mayor riesgo de transferir la enfermedad a los humanos, dijo Otto.


La otra preocupación con el COVID-19 es que puede pasar desapercibido y la persona infectada puede no mostrar síntomas durante períodos prolongados, dijo.


Se espera que las vacunas hayan enseñado a nuestro sistema inmunológico a reconocer la proteína de pico producida por el virus, a pesar de los muchos cambios en Ómicron, agregó.


Otto mencionó que lo "bueno" del sistema inmunológico humano es que no es una reacción única para todos, sino que se producen varias células y anticuerpos que reconocen muchas partes diferentes de virus y bacterias.

Si bien la evolución de los organismos nunca se detiene, preparar el sistema inmunológico con vacunas dificulta que el virus COVID-19 infecte el cuerpo, dijo Otto.


"Es como cientos de pequeños martillos, golpeando cientos de clavos en cientos de lugares diferentes".


ARTÍCULO POR: HINA ALAM EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19

15 views0 comments

Kommentare


bottom of page