google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Ontario promete multas severas por reventa de kits de prueba gratuitos de COVID-19

El gobierno de Ontario ha prometido "rastrear y multar" a cualquiera que revenda pruebas rápidas de COVID-19 que se distribuyen de forma gratuita en toda la provincia.


Ontario promete multas severas por reventa de kits de prueba gratuitos de COVID-19.
Ontario promete multas severas por reventa de kits de prueba gratuitos de COVID-19.

En un comunicado el martes, el ministro de Gobierno y Servicios al Consumidor, Ross Romano, calificó la práctica como "deplorable".


"Estamos trabajando de manera proactiva para identificar, rastrear y multar a cualquier empresa e individuo que pueda estar violando la orden de emergencia de nuestro gobierno que prohíbe cobrar precios injustos por los bienes necesarios", escribió Romano. “Si bien reconocemos que la gran mayoría de empresas e individuos no participan en este comportamiento desmedido, nuestro gobierno ha implementado medidas mejoradas para abordar este problema y responsabilizar a quienes se involucran en él”.

Romano señaló que las personas atrapadas tratando de revender los kits de prueba podrían enfrentar una multa de $ 750. Si lo citan a la corte y lo declaran culpable, la multa podría aumentar a $ 100.000 y un año de cárcel.


Las multas son aún más severas para las empresas que intentan ganar dinero rápido.


“Si es declarado culpable, el director o funcionario de una empresa podría enfrentar una multa de hasta $ 500.000 y hasta un año de cárcel, y una corporación podría enfrentar una multa de hasta $ 10 millones. Hasta la fecha, 900 de las denuncias más atroces se han remitido a las fuerzas policiales de toda la provincia”, dijo Romano.

La semana pasada, la provincia anunció su plan para distribuir dos millones de pruebas rápidas gratuitas en un esfuerzo por frenar la propagación de la variante COVID-19 Ómicron. El plan implica distribuir los kits de pruebas en las tiendas LCBO y sitios emergentes en entornos como bibliotecas, centros comerciales y estaciones de tránsito.


Muchos se quejaron por la larga espera en las filas solo para ser rechazados al final; ya que los kits de pruebas se agotaron rápidamente.



ARTÍCULO POR: MICHAEL TALBOT

FOTOGRAFÍA: TONY FERA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


22 views0 comments

Comments


bottom of page