google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Trabajar desde casa pone a los trabajadores al borde del colapso mental

Casi un año después de la separación física de colegas, jefes y clientes, a veces junto con niños atrapados en casa, los profesionales en ciertos rubros se están volviendo locos. A menudo, las personas con mejor desempeño que tienden a superar el dolor son las que más luchan. Una encuesta reciente de Morneau Shepell encontró que el 40 por ciento de los gerentes en finanzas y servicios profesionales han considerado dejar sus trabajos desde que comenzó la pandemia.


Trabajar desde casa está provocando averías. Ignorar el problema y culpar a la pandemia ya no es una opción.
Trabajar desde casa está provocando averías. Ignorar el problema y culpar a la pandemia ya no es una opción.

Es un desarrollo inesperado, dado que los trabajadores de este ramo son precisamente las personas que se esperaba que lo hicieran mejor; ya que sus trabajos, en su mayor parte, han sido protegidos de la devastación económica del año pasado. Si bien las pequeñas empresas y los empleados del sector de servicios han sido afectados por los cierres, los trabajadores de industrias como finanzas, tecnología, leyes y contabilidad han podido mantener sus trabajos y, en gran medida, tienen la flexibilidad de trabajar desde sus hogares o propiedades vacacionales.


Incluso ha sido una época de auge para algunos sectores. Los mercados de valores, por ejemplo, están en niveles récord y eso ha impulsado todo tipo de actividades, ayudando a impulsar el producto interno bruto del sector financiero y de seguros en un 3 por ciento entre febrero y diciembre de 2020, según Statistics Canada.


Pero ahora está claro que para muchos profesionales de estos sectores la lucha es muy real. No hay una razón obvia por la que se sientan así ahora. El éxito financiero puede enmascarar el creciente estrés psicológico, especialmente porque los trabajadores administrativos pueden decirse fácilmente a sí mismos que han salido relativamente ilesos de la pandemia y que no deberían estar luchando.


“Están pasando muchas cosas en este momento y nadie puede realmente señalarlo con el dedo ”, dice el director de salud mental de KPMG Canadá, Denis Trottier, quien estaba semi-retirado hasta que la pandemia lo devolvió a trabajar a tiempo completo.


Los sentimientos pueden explicarse en parte por la eliminación de las conexiones sociales en el trabajo que ayudan a las personas a resistir durante días largos e intensos. El trabajo y la vida hogareña ahora se combinan en uno, y el trabajo suele tener prioridad. Atrás quedaron las pequeñas alegrías de la vida que alguna vez parecían distracciones, pero que los investigadores dicen que son importantes para mantenernos comprometidos y prevenir el agotamiento: los cafés, los almuerzos, los chismes.


Pero gran parte de eso sigue siendo incierto en este punto de la pandemia y eso puede hacerlo aún más irritante.



¿Por qué los trabajadores de estos sectores están por tirar la toalla? Es una mezcla tóxica de más trabajo, menos diversión y algo de trauma organizacional.


Para empezar, muchas personas están trabajando más horas, y las investigaciones muestran que estos empleados trabajan de 2 a 2,5 horas más al día que antes de la pandemia. Hay varios factores en juego, pero a menudo se reducen a una separación clara entre el trabajo y la vida familiar. Para algunos, es porque no hay viajes diarios; para otros, puede deberse a que están aburridos y, por lo tanto, recurren al trabajo en busca de estimulación.


Las empresas también pueden estar más ocupadas que antes, pero la congelación de las contrataciones ha obligado a los empleados existentes a asumir más trabajo.


Para complicar las cosas, trabajar desde casa ha hecho que sea mucho más difícil para las personas saber si están asumiendo demasiado o no lo suficiente en comparación con sus compañeros de trabajo. En la oficina, pueden tomar un té con un colega después de terminar una presentación. Pero ahora están sentados solos en su casa, posiblemente sintiéndose culpables, por lo que ocupan el tiempo con más trabajo.


Ese aislamiento puede alimentar la propia presión interna de los trabajadores para tener éxito, ya que las personas ya no reciben la retroalimentación externa y la validación que recibirían al hablar con compañeros de trabajo o supervisores en la oficina, dice el terapeuta de Vancouver Dominic Brennan.


La comunicación digital también tiene una forma de reducir las conversaciones y hacer que los empleados sientan que tienen demasiados desafíos y no tienen suficientes recursos o apoyo, un factor importante que predice el agotamiento.


La situación solo se amplifica por el hecho de que ha sido un año largo y traumático, y para algunos, podrían ser otros seis meses en casa, tal vez incluso más, dependiendo de las tasas de vacunación y el crecimiento de las variantes.


Estos largos períodos de tiempo fuera de la oficina dificultan que los empleados se mantengan informados. Y estar aislado de cómo se toman las decisiones importantes de la empresa contribuye a que las personas se sientan más solas en el trabajo, dice Winny Shen, profesora de estudios organizacionales en la Escuela de Negocios Schulich de la Universidad de York, que ha estudiado la soledad en el lugar de trabajo.


Las conversaciones espontáneas e informales en el lugar de trabajo que muchos trabajadores se pierden tienen un propósito más profundo que simplemente socializar con amigos, dice el profesor Shen. Las conversaciones informales en aréas comunes de la oficina con compañeros de trabajo fuera de su equipo habitual pueden ayudar a las personas a aprovechar las noticias de la empresa y hacer que las personas se sientan más conectadas con la organización en general. A veces, un pequeño chisme es incluso bueno para el alma.


Cada problema individual al que se enfrenta el trabajador remoto puede no parecer un obstáculo especialmente alto para superar. Sin embargo, eso, por extraño que parezca, puede complicar la situación para los de alto rendimiento que están acostumbrados a salir adelante. Es posible que no aprecien cómo la naturaleza interminable de todo esto los está desgastando con el tiempo, especialmente con tantos medios de relajación normales, como ver amigos, ir de compras o ir al gimnasio, todos prohibidos debido a la pandemia.


Además de eso, las vacaciones se han desplomado, y muchas personas retrasan tomarse un tiempo libre con la esperanza de usarlo cuando regrese algo parecido a la vida normal. La cantidad de horas que los empleados pasaron fuera del trabajo durante las vacaciones cayó más del 20 por ciento el año pasado, según Statistics Canada.


La parte más difícil puede ser saber qué hacer al respecto.


Por lo general, los trabajadores que sufren agotamiento podrían preguntar a su departamento de recursos humanos sobre los beneficios de salud mental, que generalmente forman parte de los paquetes de discapacidad.


Las empresas también pueden querer aprovechar las secuelas de la pandemia para reevaluar sus programas de asistencia a los empleados, que a menudo se subcontratan a agencias de terceros. Los expertos en salud mental en el lugar de trabajo citan los beneficios de llevar dichos programas internamente, con personal que comprenda la organización y sus presiones únicas y, al mismo tiempo, garantice la confidencialidad.


Nada de esto será fácil y las organizaciones solo pueden hacer lo que este en sus manos, porque, después de todo, la pandemia es la raíz del problema; pero podría haber algo bueno de esto.


Después de casi un año encerrados en casa y trabajando de forma remota, algunos profesionales están comenzando a cuestionar su intenso impulso por ascender en la escalera corporativa y repensar lo que significa tener éxito, una señal de que la pandemia puede provocar un cambio en la cultura de los trabajadores de estos sectores.


“Muchos padres dicen: cuando esto vuelva a abrir, mis hijos ya no estarán en tres deportes competitivos”, dice Denis Trottier, director de salud mental de KPMG. Otros ya no aspiran a comprar una casa más grande, dice. "Están reajustando sus prioridades en torno a las metas financieras en la vida y lo que es importante: tiempo en familia versus trabajar todo el tiempo para generar riqueza, ¿para qué?"


ARTÍCULO POR: TIM KILADZE Y YAMSIN MCMAHON EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN SOBRE ESTILO DE VIDA

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page