google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Intentan impedir que residentes de Ottawa testifiquen

Los abogados que defienden a dos de los organizadores principales de las protestas del "Convoy de la Libertad" están intentando impedir que nueve residentes de Ottawa y representantes empresariales suban al estrado.



Tamara Lich y Chris Barber están siendo juzgados por cargos penales relacionados con su papel en la manifestación, que bloqueó las calles de la ciudad de Ottawa durante semanas el año pasado mientras los manifestantes protestaban contra las medidas de salud pública de COVID-19.


La Corona planea llamar a cinco residentes de Ottawa como testigos en el caso, para que describan lo que vieron y experimentaron durante el convoy. Eso incluye a Zexi Li, quien presentó una demanda colectiva contra los organizadores en nombre de las personas que viven y trabajan en el centro de Ottawa.


La Corona también tiene intención de llamar al propietario de una boutique de ropa femenina y a los empleados del Centro Nacional de las Artes, del hotel Fairmont Chateau Laurier y del operador de transporte público.


El abogado de Lich, Lawrence Greenspon, se opuso a escuchar a los testigos cuando el juicio se reanudó el lunes.


Lich y Barber ya han firmado admisiones de que las "acciones de ciertos individuos" que participaron en la protesta interfirieron con el transporte público y el uso y disfrute legítimo de propiedades y negocios.


"No hay absolutamente ninguna necesidad de llamar a estos nueve testigos", dijo Greenspon, argumentando que su testimonio sería irrelevante en un sentido estrictamente legal.


Los testigos no tuvieron ninguna interacción directa con Lich o Baber, y los organizadores no admitieron haber desempeñado ningún papel en los disturbios.


La admisión no fue lo suficientemente lejos como para justificar el bloqueo del testimonio de las personas directamente afectadas por la protesta, argumentó la abogada de la Corona, Siobhain Wetscher.


"No creo que el señor Greenspon esté en condiciones de admitir que la protesta no es pacífica", dijo Wetscher. La Corona ya ha alegado que la protesta era "todo lo contrario".

La Corona quiere mostrar exactamente cómo se manifestaron los disturbios, la intimidación y las obstrucciones después de que miles de camiones grandes llegaran a Ottawa a principios de 2022, bloqueando carreteras en lo que el alcalde de la ciudad en ese momento llamó un "asedio" y una "ocupación ilegal".


La jueza Heather Perkins-McVey dijo que la pregunta sobre si la protesta fue pacífica no afecta los cargos que enfrentan Barber y Lich, pero podría ser un factor agravante.


2 visualizaciones0 comentarios
bottom of page