google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La protesta del "Convoy de la libertad" en Ottawa representó un costo muy alto para la ciudad

A los líderes locales de Ottawa se les dijo que la respuesta de la ciudad a la protesta del convoy de tres semanas el mes pasado costó a las arcas municipales más de $36 millones.


Un manifestante camina frente a camiones estacionados en las protestas por los mandatos de vacunación implementados por el primer ministro Justin Trudeau en Ottawa, Canadá, el 8 de febrero.
Un manifestante camina frente a camiones estacionados en las protestas por los mandatos de vacunación implementados por el primer ministro Justin Trudeau en Ottawa, Canadá, el 8 de febrero.

Un memorando a los concejales publicado por la ciudad dice que casi todo el proyecto de ley de $ 36,3 millones está relacionado con la vigilancia de la protesta que obstruyó las calles de la ciudad por Parliament Hill en el centro de la ciudad.


El memorando del personal de la ciudad dice que los costos de vigilancia ascienden a $ 35 millones, incluida la ayuda de la Royal Canadian Mounted Police.


Excluyendo a los Mounties, la factura policial se reduce a $ 27.7 millones para salarios, alojamiento para ayuda fuera de la ciudad, suministros y para cubrir los costos de alimentos y lo que el memorando llama "gastos de vehículos".


El personal de la ciudad dijo que planea solicitar formalmente a los gobiernos provincial y federal que cubran todos los costos relacionados con la respuesta local al llamado "Convoy de la libertad".


Lo cierto es que la cuenta final aún puede crecer.


La respuesta no policial de la ciudad costó $1.3 millones; pero el memorando señala que esa cantidad no incluye el costo aún por determinar para reparar la infraestructura dañada.


El convoy de camiones grandes y otros vehículos llegó a Ottawa a fines de enero para protestar por las restricciones de salud pública y el gobierno del primer ministro Justin Trudeau.


La policía había pensado originalmente que los manifestantes se quedarían durante el fin de semana y luego seguirían adelante; pero rápidamente se hizo evidente que los involucrados no tenían planes de irse tan rápido.


Los líderes locales, provinciales y federales lo calificaron como una ocupación ilegal de la capital nacional, pero la policía tardó semanas en despejar las calles.


La situación inquietó a los residentes locales, las empresas y los políticos. El jefe de policía renunció y todos los miembros de la junta de servicios de policía finalmente renunciaron a sus puestos, excepto por Diane Deans, quien fue destituida por el consejo.


Los costos totales en el memorando no incluyen las pérdidas de las empresas del centro, que se estiman en millones. Tampoco incluye casi $30.000 en pagos de ayuda a proveedores de servicios sociales cuyas operaciones se vieron afectadas de manera similar.



FOTOGRAFÍA: DAVE CHAN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


11 views0 comments

Recent Posts

See All

留言


bottom of page